SXO, Search Experience Optimization u Optimización de la Experiencia de Búsqueda.

SXO: ¿Qué es y por qué es importante unir SEO y UX?

El panorama digital está en constante evolución, y con ello surge la necesidad de mejorar cómo optimizamos nuestras páginas web. ¿Alguna vez has oído hablar del SXO, o lo que es lo mismo, la Optimización de la Experiencia de Búsqueda? Es una mezcla de SEO y UX, y promete un enfoque más integral. Pero, ¿qué es exactamente y por qué debería importarte?

Definición de SXO (Optimización de la Experiencia de Búsqueda)

SXO, u Optimización de la Experiencia de Búsqueda (del inglés, Search Experience Optimization), es la evolución de la optimización de sitios web. Combina el conocimiento técnico del SEO con el enfoque centrado en el usuario de la UX. En esencia, el SXO tiene como objetivo mejorar una página web no solo para los motores de búsqueda, sino igualmente, e incluso más importante, para los usuarios que la visitan.

Mientras que el SEO tradicional se centra principalmente en la visibilidad del sitio web en los resultados de búsqueda, el SXO va un paso más allá. Se asegura de que una vez que los usuarios encuentren tu web y hagan clic tengan una experiencia beneficiosa para ellos. No se trata solo de hacer que tu web se pueda descubrir con facilidad; se trata de que toda la visita resulte valiosa para el usuario.

Profundizando más, el SEO (Optimización para motores de búsqueda) es una estrategia integral que incluye metodologías y técnicas para mejorar la posición de una página web en los resultados de búsqueda. Pero no se trata solo de estar en la cima. También es importante garantizar que el contenido sea relevante, de autoridad y de alta calidad para aquellos que buscan información o respuestas específicas. Paralelamente, la UX (Experiencia de Usuario) se enfoca en el recorrido del usuario (también conocido como user journey) en la página web, examinando la facilidad, la satisfacción y la eficiencia de sus interacciones desde el principio hasta el final.

Aquí es donde el SXO entra en juego. Sirve como puente, ya que se asegura de que una página web no solo sea visible sino también intuitiva y amigable para el usuario. A medida que los buscadores como Google evolucionan, cada vez están señalando más la creciente importancia de la experiencia del usuario. De hecho, a lo largo de los años, Google ha desarrollado varios indicadores de experiencia del usuario que miden qué tan bien interactúan los usuarios con una página. Estos indicadores incluyen las Core Web Vitals, la adaptabilidad a dispositivos móviles ("mobile friendliness"), la navegación segura, el uso del protocolo HTTPS y la evitación de intersticiales intrusivos. Al optimizar estos elementos, no solo facilitamos la navegación en tu sitio, sino que también potenciamos su posicionamiento en los resultados de búsqueda (SERPs). Así, el SXO fusiona la precisión del SEO con la sensibilidad de la UX, con el objetivo no solo de captar atención, sino de conectar genuinamente con los usuarios a nivel emocional y cognitivo, llevando a una mayor interacción y conversiones.

search experience optimization

Beneficios del SXO

La implementación de una estrategia de Optimización de la Experiencia de Búsqueda (SXO) conlleva varios beneficios, que incluyen:

  • Retención de usuarios: Con una experiencia mejorada, es más probable que los usuarios permanezcan en tu web, lo que reduce la tasa de rebote.
  • Aumento de conversiones: Un diseño amigable para el usuario junto con contenido relevante puede aumentar las tasas de conversión.
  • Mejora de la reputación de la marca: Ofrecer una experiencia de usuario sin interrupciones mejora la credibilidad de la marca y fomenta que el usuario repita su visita.
  • Mejora en los rankings de búsqueda: A medida que los motores de búsqueda priorizan la experiencia del usuario, el SXO puede potencialmente mejorar los rankings orgánicos.
  • Índices de participación más altos: Los usuarios participan más cuando el contenido y el diseño son atractivos.
  • Reducción de consultas a atención al cliente: La información clara reduce la necesidad de que los usuarios se pongan en contacto con atención al cliente.
  • Ventaja competitiva: Todos aquellos que prioricen el SXO podrán destacar sobre los demás.
  • Aumento de la confianza del usuario: Una experiencia fluida en una web genera más confianza.
  • Eficiencia de costes: Se puede lograr un mejor retorno de la inversión (ROI) en marketing.
  • Mejora de la fidelización de los usuarios: Fomenta la lealtad y que realicen de nuevo una transacción.

¿Son inseparables UX y SEO?

En la era digital actual, sí lo son. Los buscadores como Google están considerando cada vez más la experiencia del usuario al determinar el posicionamiento orgánico. Métricas como el tiempo de carga de la página, la capacidad de respuesta móvil y el tiempo de permanencia son solo algunos de los elementos de la UX que pueden influir en el SEO. Por lo tanto, la línea entre SEO y UX se está difuminando cada vez más, lo que los hace casi inseparables para las empresas que buscan tener éxito en línea.

Diferencia entre SEO, UX y CRO

Es importante señalar aquí la distinción entre el SEO, la UX y la optimización de la tasa de conversión (CRO). Si bien el SEO y la experiencia del usuario son vitales para aumentar el tráfico y la participación, el CRO es un proceso separado centrado en aumentar el porcentaje de visitantes del sitio web que realizan acciones específicas, como compras o completar formularios. El SEO y la experiencia del usuario guían el tráfico y mejoran la facilidad de uso, mientras que el CRO se enfoca específicamente en optimizar los elementos del sitio web para las conversiones, lo que lleva a un aumento en los ingresos y el retorno de la inversión. Esta diferenciación a menudo plantea preguntas, por lo que es crucial comprender cómo se ajusta el CRO en el marco más amplio de la optimización digital.

¿Cómo mejorar el SXO?

Cuando se trata de mejorar el SXO, existen varios aspectos clave a considerar. A continuación te presento algunos de los más destacados, aunque no son los únicos:

  • Diseño adaptable: Tu web debe lucir bien y funcionar correctamente en cualquier dispositivo, ya sea un móvil, una tablet o un ordenador de escritorio. Esto significa que las imágenes se escalan, los menús funcionan y los usuarios no se frustran al intentar hacer clic en botones pequeños en las pantallas de sus móviles.
  • Velocidad de carga de la página: A nadie le gusta una web lenta. Asegúrate de que la tuya se cargue rápidamente reduciendo el tamaño de las imágenes, utilizando redes que aceleren la entrega (como CDN) y manteniendo el código de tu web limpio y ligero. Cada segundo cuenta, especialmente en los móviles.
  • Navegación clara: ¿Los usuarios pueden encontrar lo que están buscando fácilmente? Tu menú debe ser simple, claro y organizado. Piensa en ello como si se tratara de un archivador bien etiquetado en el que todo tiene su lugar.
  • Contenido de calidad: No se trata solo de tener mucho contenido; se trata de tener contenido que la gente realmente quiera leer. Asegúrate de que lo que ofreces sea útil, responda preguntas o resuelva problemas para el usuario.

¿Cómo medir el SXO?

En cualquier experiencia digital, es esencial optimizar tanto el SEO como la UX. Pero, ¿cómo puedes medir eficazmente el SXO en tu plataforma? A continuación te presento algunos métodos efectivos:

    • Encuestas a los usuarios: ¿Una de las mejores formas de saber si a la gente le gusta tu web? ¡Pregúntaselo! Obtén comentarios mediante encuestas cortas o cuestionarios. Esto te ayudará a obtener datos cualitativos sobre lo que les gusta o lo que se podría necesitar mejorar.
    • Comentarios de los equipos de ventas y atención al cliente: Tus equipos de ventas y atención al cliente interactúan con los usuarios a diario. Escuchan halagos, quejas y sugerencias. Utiliza sus conocimientos para comprender los problemas comunes de los usuarios y áreas de mejora. Estos comentarios cualitativos pueden ser una mina de oro para mejorar la experiencia del usuario.
    • Métricas de participación: Herramientas como Google Analytics pueden mostrarte cómo se comportan las personas en tu sitio web. ¿Se van rápidamente? ¿Visitan muchas páginas? Estos datos te ayudan a entender si los usuarios están satisfechos durante su visita.
    • Tasas de conversión: ¿Las personas están haciendo lo que deseas en tu web? Ya sea comprar algo, suscribirse a una newsletter u otra acción, el seguimiento de las conversiones te dice si el diseño y el contenido de tu sitio web son efectivos.
    • Pruebas con usuarios: ¿Quieres ver cómo las personas reales usan tu sitio web? Las pruebas con usuarios (user testing) te permiten ver dónde se atascan, en qué hacen clic y qué les confunde. Es como una vista previa de su experiencia.

¿Por qué es tan importante el SXO?

El SXO es crucial porque reconoce la naturaleza entrelazada de la optimización de la búsqueda y la experiencia del usuario. A medida que la competencia en línea se intensifica, las empresas no pueden depender únicamente de clasificarse bien en los resultados de búsqueda. También deben asegurarse de que una vez que los usuarios lleguen tengan una experiencia agradable, lo que conduce a una mayor confianza, lealtad a la marca y, en última instancia, conversiones.

El énfasis de Google en la UX

Al hablar de UX y SEO, estamos explorando lo que realmente hace que una web tenga éxito. Recuerda este mantra: "Cuando los usuarios están satisfechos... los buscadores están satisfechos". Esta simbiosis enfatiza que una buena estrategia de SXO no solo satisface a los visitantes, sino que también mejora considerablemente la visibilidad y el posicionamiento de un sitio web en los resultados de búsqueda.

Entonces, ¿por qué los motores de búsqueda ponen tanto énfasis en la experiencia de usuario, especialmente Google? La razón es que Google se compromete a brindar la mejor experiencia de búsqueda para sus usuarios. Para demostrarlo, ha tomado medidas muy concretas: por ejemplo, con el lanzamiento de las Core Web Vitals, que sirven como métrica para medir aspectos esenciales de la experiencia del usuario. Además, el lanzamiento del certificado de Diseño UX de Coursera impartido por de Google respalda aún más ese compromiso con la UX. Según un informe de 2021 de SimilarWeb, la experiencia del usuario influye directamente en las tasas de rebote. Los sitios que se encuentran en el top 10% en experiencia de usuario tienen una tasa de participación un 123% más alta que aquellos en el 10% inferior. El mensaje es claro y contundente: los buscadores se preocupan por la UX, y nosotros también deberíamos hacerlo.

¿Deberían fusionarse los equipos de SEO y UX?

Puede que te estés planteando la posibilidad de unir ambos equipos. Sin embargo, no es lo más aconsejable.

Si bien es cierto que en ocasiones colaboran estrechamente, SEO y UX tienen objetivos y tareas que pueden diferir considerablemente. Hay momentos en los que las prioridades del equipo de SEO no coinciden con las del equipo de UX y viceversa. Aun así, es importante mantener una comunicación continua y efectiva entre ambos departamentos.

Es importante que los SEOs tengan unas nociones básicas sobre principios de experiencia del usuario, tales como las leyes de UX y los sesgos cognitivos, y que los diseñadores UX estén familiarizados con las buenas prácticas del posicionamiento web. Además, es muy productivo que los SEOs estén presentes en las sesiones de planificación de los equipos de UX, como en los sprints de diseño. No obstante, la colaboración no implica que uno deba suplantar al otro: el objetivo es complementarse, respetando el expertise de cada área.

Conclusiones finales

En el actual entorno digital, la combinación de SEO y UX no es un lujo, sino una necesidad. A medida que el mundo digital sigue evolucionando, queda claro que el camino hacia el éxito en línea pasa por la experiencia del usuario y la optimización de la búsqueda, dando como resultado el SXO. Al poner al usuario en el centro y asegurarse de que la experiencia en el sitio web sea fluida, las empresas pueden beneficiarse con un mejor posicionamiento, un mayor compromiso y un aumento en las conversiones.